Iniciación a las raquetas de nieve para ciegos

Pasear con raquetas sobre la nieve es uno de los mayores placeres deportivos y naturales que una persona con discapacidad visual puede experimentar. Las sensaciones de seguridad, estabilidad, libertad y esfuerzo físico pueden resultar tan satisfactorias que la adicción está asegurada. Aquí te explicamos como lo hacemos en 4botas y te damos algunos consejos que pueden resultarte útiles si te decides a “raquetear”

Échale un ojo a las explicaciones que en 4botas hemos elaborado a partir de nuestras experiencias y comparte el post con tus compañeros de aventuras. La próxima vez que nieve, a por ello.

¿Qué son las raquetas de nieve?

Las raquetas de nieve son unas plataformas que se fijan a la suela de tus botas y que aumentan  la superficie sobre la que pisas de modo que impiden que te hundas en la nieve. Conviene que cuando toques por primera vez estos artilugios lo hagas con cuidado porque tienen partes metálicas puntiagudas en extremos y suela.

Concretamente, en la puntera y en la cola (parte de atrás) tienen acoples metálicos puntiagudos que aumentan el agarre de las raquetas al suelo cuando hay desniveles importantes. Y también en la suela, llevan puntas metálicas que se clavan en caso de pisar hielo y evitan resbalones. Por ello, hay que manejarlas con cuidado para no hacerte daño ni hacérselo a los demás.

Otra característica muy útil de las raquetas es que tienen un sistema para llevar el talón suelto, lo cual hace que vayas más cómodo andando. Para terrenos con mucho desnivel de bajada conviene fijar el talón, para el resto es mejor llevarlo suelto. Y en subidas muy pronunciadas, algunas raquetas tienen la opción de elevar la zona de apoyo del talón (como si lleváramos tacones). Esto que parece una tontería, se agradece mucho porque facilita el ascenso.

¿Cómo nos colocamos las raquetas?

Las raquetas tienen izquierda y derecha. Para saber cuál es cuál, nos ayuda saber que las hebillas de los correajes siempre están en el lado externo (a la derecha de la raqueta derecha y viceversa). Además, las raquetas son graduables y la horma donde encajamos la bota tiene el talón deslizable de modo que se ajusten a tu número de bota.

Para acoplarnos las raquetas, lo mejor es quitarnos los guantes porque así tenemos más tacto en las manos y sabremos rápidamente qué tocamos y si la raqueta está bien colocada.

Vamos a ponérnoslas. Lo ideal es estar ya en la zona de nieve, nunca en interior de edificios o en suelos sobre los que no haya nieve o hielo.  Una vez están paralelas en el suelo, y obviamente sin quitarnos las botas nos colocamos encima (introduciendo las botas entre los correajes y sujeciones y asegurando que encajan bien en la horma graduable). Nos fijamos los correajes hasta que la puntera y el talón estén muy bien sujetos.

Ahora conviene hacer algún movimiento algo brusco en el aire con cada raqueta para asegurarnos que están bien colocadas, ya que si se nos salen durante la marcha puedes pisar mal y hacerte daño (para esta maniobra de comprobación tienes que tener el talón fijado a la raqueta y que no haya nadie a tu alrededor).

Nunca has tenido tanta estabilidad. Una vez de pie sobre las raquetas, descubrirás que tienes mucha estabilidad (recuerda que ahora tus pies son como diez tallas más grandes) y aún más si te ayudas con dos bastones de nieve. Por lo tanto, tu gran estabilidad unido a que el suelo con nieve es muy homogéneo y no hay escalones ni piedras, hacen que estés más que preparado para andar siguiendo el ruido que hacen sobre la nieve los pasos de quien te precede.

Sólo hay dos situaciones que pueden desequilibrarte. Una es si se te sale la bota de la raqueta. En este caso, avisas a tu guía para que te espere y te la vuelves a colocar ajustando bien las dos antes de seguir la marcha. Y la otra es en caso de que haya de pronto una bajada muy pronunciada que no nos hayan anticipado.

Técnica de guiado con raquetas de nieve.

Es la forma más fácil de guiar y placentera de ser guiado. Se trata de que el guía vaya delante y tú a unos dos o tres pasos detrás. Por el simple sonido de los pasos le sigues a quien te precede. No obstante, siempre está bien que el guía te comente cómo va a ser el desnivel que tienes a media distancia (si sube o baja mucho).

Como la nieve elimina las irregularidades del terreno, no es necesario saber si hay piedras o escalones a no ser que sobresalgan de la superficie y en estos casos resulta muy fácil que tu guía te las anticipe o las evite y tú hagas lo mismo siguiendo su trayectoria.

Al andar suelto, tienes las dos manos libres para ayudarte con un bastón de nieve en cada una. Esto te da mucho equilibrio y seguridad.

Algunas cuestiones a tener en cuenta.

Hay que tener cuidado cuando te cruzas con esquiadores o grupos grandes, porque el ruido de los otros te puede desviar de la línea de guía. Cuando esto ocurra, lo mejor es avisar a tu compañero para que te espere y quedarte quieto hasta que desaparezca el ruido interferencia. Saludas a los ruidos (personas) que pasen junto a ti y listo.

Aunque al principio te pueda dar un poco de vértigo ir sin contacto físico con tu guía y fiarte del oído, la sensación es súper agradable y muy segura. Pero si no vas cómodo así, puedes usar uno de los bastones para ir unido a tu guía. Al poco de practicar, verás cómo te atreves a ir suelto. Pero tú a tu ritmo, que lo importante es disfrutar con seguridad mientras realizas ejercicio.

Además, como siempre que vamos a disfrutar de la nieve debemos tener en cuenta una serie de consejos:

  • Informarnos bien del tiempo que vamos a tener en la zona y del riesgo de aludes.
  • Tener en cuenta que en invierno oscurece muy pronto y que para las 17 horas conviene haber terminado cualquier actividad.
  • Ir bien abrigados (con botas, gorros y guantes).
  • Llevar comida necesaria y bastante agua (aunque sea invierno y haga frío, sudarás y tendrás que reponer ese líquido perdido).
  • Llevar móvil con la batería a tope y desactivar todas las aplicaciones que consumen mucha batería y que no sean indispensables.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *