Nueva York visto por un ciego

Pequeña guía para darle un buen mordisco a La Gran Manzana.

El Empire State junto al resto de rascacielos del Midtown iluminados por el atardecer visto desde New Jersey, en la otra orilla del Hudson. El sol está a nuestra espalda y al fondo el cielo oscurece. En las moles de cristal se alcanzan a ver diminutas luces. Son  espaciosas oficinas donde aún se trabaja

 

 

 

 

 

 

 

A Nueva York se va con hambre, con ese tipo de hambre que tienen los curiosos, los que son capaces de perderse porque quieren encontrar lo que no aparece en las guías. La Gran Manzana tiene un trocito para ti, para que alucines y flipes, para que degustes y paladees, para que subas y bajes, para que vayas y vuelvas, para que archives en tus sentidos y no olvides en tu vida.

4botas estuvimos unos días en octubre de hace dos años. Tirando de recuerdos y de las notas que almacenamos diariamente en el Victor Reader, hemos elaborado esta pequeña guía para que veas cómo se puede disfrutar de esta tremenda ciudad aunque tus ojos no

la perciban. El secreto está en que te cuenten todo lo que a tus compañeros de viaje les llame la atención. El resultado es que te haces a la idea perfectamente de donde estás; el resto lo hacen tus otros sentidos incluido el de la imaginación). (Un secreto: esta guía –escrita por 4botas- les ha servido a varios amigos que han ido y que son videntes, muestra de que puedes disfrutar a tope de esta maravilla llamada Nueva York aunque no la veas).

Continue reading