Fabada en Casa Generosa (Asturias)

Casa Generosa encomendándonos a las santas fabes.

Hórreo de Casa Generosa donde cuelgan mazorcas de maiz. Un cartel de madera indica aparcamiento donde hay aparcado un carruaje antiguo de madera.

En el pueblo de Pedroveya, en el concejo asturiano de Quirós, te espera un restaurante ubicado en un conjunto de edificio y hórreos tradicionales asturianos, es Casa Generosa, auténtico templo donde rezarle a las santas fabes contando culines de sidra como si de un rosario gastronómico se tratara.

Al final del Desfiladero de Las Xanas

Este imperdible restaurante es el justo premio que nos habíamos otorgado a nosotros mismos si llegábamos al final de la ruta del desfiladero de Las Xanas. Tras hora y media ascendiendo por el sendero (cuya descripción tiene un post en el apartado Senderismo y Trecking de este blog), llegamos sin problema alguno a la Hermita desde la que se ve el pueblo.

Bajamos por la cuesta de la carretera y según nos acercamos, un aroma a puchero antiguo flota por el aire denso del mediodía de agosto. Nos aflojamos las 4botas y nos sentamos a la mesa. Los comedores aún parecen desiertos, pero poco a poco van llegando senderistas, algunos de los cuales comentan “yo pediré lo del año pasado”.Todo tiene aire de romería, de procesión sin curas ni cruces, donde más que milagros a un santo, lo que aquí se pide y se sirve son bendiciones para el cuerpo y para el alma

Menú de tradición, a precio del pasado.

Su menú por 13 euros consiste en elegir entre fabada o pote asturiano, guiso de cabrito o de ternera y postres entre los que están el arroz con leche y la tarta de la abuela (mujer inmortal esta que ha dejado legado tan perdurable). .

Y aunque hablar de dinero sea de mala educación, no sé si por venir de Pamplona o  qué, pero este precio por persona con sidra, café y chupito incluido, hace que todas las sensaciones agradables que hemos tenido se vean aún más potenciadas.

Uno no está acostumbrado a pagar 13 euros cuando el menú que le sirven no sólo mitiga el hambre sino que alimenta el alma con un recital de sabores que vienen de muy lejos, de pucheros antiguos, de hogares donde el tiempo era un aliado del sabor, porque no había prisa.

La fabada, el plato estrella.

La fabada, estrella absoluta de la gastronomía asturiana, no se le escapa al viajero ciego que le guste disfrutar a la mesa (y de estos somos casi todos). Si cuando te acercas por la calle empedrada huele a siglos de sabor; cuando la camarera la sirve en puchero, la pituitaria experimenta un goce total.

Tiene este guiso un toque de pócima de bruja buena, generosa  y sabia. Nadie puede ser tildado de menores calificativos cuando a las fabes se las adorna con el brillo del chorizo, el tocino, el lacón y la morcilla. Cuando en su elaboración se les ha dejado a todos estos ingredientes prestarse fluidos y texturas con la calma de la lumbre serena y paciente.

Plato a la mesa de fabes con sus sacramentos.

Es plato de cuchara, sin hueso ni grandes tropiezos, algo que a un ciego le reconforta porque sólo ha de estar pendiente del disfrute y de espaciar el sabor intenso del potaje con culines de sidra saltarina.

Tras la fabada vino el guiso de cabrito. Yo lo había comido asado y, aunque tiene muchos huesos y es algo incómodo de comer, es muy sabroso. El de Casa Generosa me sorprendió gratamente porque estaba guisado, se deshacía en la boca de tierno y en su sabor se podría apreciar un ligero toque a leche. Delicioso.

Plato de cabrito guisado con patatas caseras. Toda una delicia.

Dos pequeños consejos. Reserva si tienes pensado ir porque se llena (sobre todo fines de semana y épocas de vacaciones). Y acércate al hórreo que tienen junto al edificio principal. A mí me encantó tocar sus formas, las mazorcas de maíz que tienen colgando y la madera de las columnas.

En fin, que más que un restaurante, Casa Generosa es la evidencia de que el pasado glorioso de una cultura ancestral sigue viva a fuego lento.

1 thought on “Fabada en Casa Generosa (Asturias)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *